Columnista-Rodrigo | Revista Murano

Rodrigo Lagno
Director comercial Revista Murano

¡BIENVENIDA REGIÓN DE ÑUBLE!

El sábado 19 de agosto será un día histórico e inolvidable para los habitantes de esta tierra. Esa tarde, y frente a más de dos mil personas, la Presidenta de la República Michelle Bachelet firmó la promulgación de la ley que creó la añorada Región de Ñuble, y las provincias de Itata, Diguillín y Punilla.

Ese momento fue maravilloso para todos quienes estábamos ahí. Representantes de las 21 comunas, autoridades, civiles e invitados especiales, celebrábamos este gran sueño, felices y al ritmo del grupo chileno Los Jaivas.

El lugar elegido para la gran conmemoración fue la Casa del Deporte de Chillán, lugar que personalmente me llena de orgullo, ya que fue mi abuelo, Francisco Lagno, destacado comerciante, político y dirigente deportivo, quien propusiera la creación y construcción de este recinto en aquellos años donde fue Regidor de nuestra ciudad.

Ya la  fiesta a ha terminado, y es momento de concentrarnos en todos los inmensos desafíos que se vienen por delante, porque la concreción de la nueva región no se puede hacer de la noche a la mañana, ni con falta de metódica de planificación, ni con personas incompetentes a los cargos.

Es en este preciso momento en que tenemos la oportunidad de volver a nacer, volver a crear el camino que guíe nuestro destino, un camino que debemos recorrer juntos, y con un amplio diálogo para aunar voluntades e instalar de manera responsable la Región de Ñuble.

Por otra parte, es muy importante reconocer al Comité de Ñuble Región por todo lo realizado, que con su incesante esfuerzo, unidad y férrea perseverancia nunca bajaron los brazos ni en los momentos más difíciles de esta lucha. Muchas gracias.

Con la ley vigente, la región ya tiene una calidad jurídica, debiendo crearse los organismos correspondientes del Gobierno Regional y de todo el sector público. Y es aquí, en donde debemos ser sumamente cuidadosos, ya que debemos evitar que esta instalación de Ñuble se transforme en un campo de oportunidades para aquellos políticos oportunistas (no todos por supuesto) que lo único que buscan son circunstancias de aprovechamiento personal para apropiarse de cargos directivos.

Hoy, se ha creado la nueva Región de Ñuble, y con esto, se cumple el sueño de todos aquellos que durante más de 20 años lucharon por concretar este inmenso desafío y que hoy a todos nos hacen parte de ello.